15 Abril 2020
empatía

Para dar respuesta a esta pregunta, lo primero que tenemos que hacer es saber qué es la empatía.

Sin usar un lenguaje técnico, podemos decir que la empatía es la capacidad de ponerte “en la piel” de la persona que tienes enfrente. Esto no quiere decir que tú dejes de ser tú, ni que cambies tu visión del mundo. Simplemente, que nos hagamos la pregunta ¿Qué haría yo si estuviera en la posición de esta persona?

A veces, tanto en las entrevistas de trabajo como en nuestra vida en general, prestamos más atención a qué me pasa a mí. Ponemos en foco en nuestro interior únicamente, sin alzar la vista por un momento y preguntarnos ¿Qué le puede estar pasando a esta persona? Sí por ejemplo en una entrevista de trabajo notamos que quien nos entrevista no presta mucha atención, podemos pensar “ya no tiene interés en que sea yo la persona para este puesto” o “a lo mejor lleva toda la mañana haciendo entrevistas y siente cansancio” Si pienso lo segundo, puedo hacer lo posible por abreviar mi exposición y centrarme en las cuestiones que son más importantes, eso puede hacer que la otra persona valore el gesto que estamos teniendo.

Cómo podemos poner en práctica esta habilidad:

  • Observando: prestando atención a la persona que tenemos enfrente, podremos ver si tiene más seriedad, tranquilidad, tensión… y poder adaptar nuestra respuesta a un estado anímico acorde al que refleja.
  • Puedes utilizar el truco del espejo, para esto es importante ensayar y no abusar. ¿En qué consiste este truco? En imitar alguna de las acciones o movimientos que realiza la persona de tenemos en frente, por ejemplo: sonreír cuando sonríe, cambiar ligeramente la postura… tienen que ser pequeños gestos, lo justo para que la otra persona no sea consciente de nuestra estrategia y su cerebro sí procese que “quien tengo enfrente es igual a mí”, esto hace que sintamos mayor comodidad en la conversación.
  • Teniendo visión de conjunto: la persona que tenemos enfrente no es únicamente “entrevistador/a” es una persona que puede tener un mal día por una cuestión personal o tener un despiste porque es el cumpleaños de alguien cercano y quiere salir pronto. 
  • También puedes dar alguna pista para que la otra persona sepa cómo te sientes y pueda actuar en consecuencia, por ejemplo: Perdona, en los primeros momentos de una entrevista siento más tensión, nerviosismo… algo que pueda ayudar a la otra persona a ponerse en tu lugar.

Ten presente que, desarrollar esta habilidad conlleva tiempo y dedicación, en estos días que estamos en casa puedes empezar a practicar con las personas que tienes cerca.