30 Junio 2020
ddd

Con una cita de Einstein abrió Carlos Sanz, de la empresa Flat 101, su presentación sobre SEA, SEO, SEM, Analítica Web y muchas otras cosas que surgen alrededor de las páginas webs. Todo un mundo nuevo y desconocido para aquellos que piensan que Internet solo es código, etiquetado web, funciones y los atajos que ofrecen los modernos CM,s. Pero está claro que no todo es programar o diseñar. Alrededor de Internet se ha desarrollado todo un universo por descubrir. Planetas nuevos para colonizar. Paisajes diferentes sobre los cuáles interactuar.

No hay quien ponga en duda que la red de redes ha revolucionado el mundo. No se trata solo de las posibilidades que ofrece en cuanto a las relaciones entre las personas a través de las llamadas redes sociales. También está cambiando el comercio, la forma de hacer negocios, las compras, la publicidad, la comunicación científica y tecnológica… Todo un universo por explorar que, posiblemente, no pudieron imaginar sus creadores, aquellos “científicos locos” de DARPA cuya única intención era establecer una red de comunicaciones segura para uso militar y al que se dio forma desde el CERN creando el lenguaje HTML.

Y desde aquello la red ha multiplicado sus posibilidades por… ¿un millón? Lejos quedan los tiempos en los que lo principal era estar en internet. Ahora, no sólo hay que pensar que hay que estar en Internet, sino sobre todo cómo hay que estar en Internet. Y ahí entran en juego esa serie de “palabros” (posicionamiento, analítica, metadatos, palabras clave….) de nueva creación que, en boca de Carlos, fueron desgranados uno a uno con una sencillez pasmosa.

Tal cantidad de información que habrá que digerir lentamente, pero que, sin duda, con el tiempo, cuando haga poso, tendrá un “ratio de conversión” importante para todos los asistentes a la generosa charla ofrecida por Flat 101. Porque lejos del código, existe todo un mundo de posibilidades, de nuevas profesiones que exigen nuevos profesionales armados con herramientas digitales, capacidad analítica, curiosidad y, sobre todo, datos. Muchos datos.

 

                                                                                                                                                                                                               Víctor Saornil